El Paraná es el río más influyente del sistema de la Cuenca del Plata, por su caudal, por la extensión de su área tributaria y por la longitud de su curso, entre otras características. El río nace entre los estados brasileños de São Paulo, Minas Gerais y Mato Grosso del Sur, de la confluencia del río Grande y el río Paranaíba. Corre hacia el sudoeste, para delimitar el estado de Mato Grosso del Sur con los de São Paulo y Paraná hasta la ciudad de Salto del Guairá, desde donde demarca la frontera entre Brasil y Paraguay hasta la Triple frontera entre Paraguay, Argentina y Brasil.
Desde su origen en la confluencia con los ríos Paranaíba y Grande (Brasil) hasta su desembocadura en el Río de la Plata, tiene 2.570 km. Sumada la extensión de su afluente principal, el Paranaíba, alcanza los 3.740 km.

Punto Trifinio

Régimen fluvial y variedad climática

  • Las variaciones de caudal del río dependen de las precipitaciones. El Paraná atraviesa zonas con una gran variedad climática.
  • En el alto presenta una creciente anual durante el verano, mientras que los cursos medio e inferior ven modificado su régimen por los aportes del sus afluentes, provocando una segunda creciente durante el invierno.
  • El máximo caudal del río se registra hacia fines del verano (febrero–marzo) y el estiaje a fines del invierno (agosto–septiembre).
  • Al desembocar en el Río de la Plata (considerando todos los brazos de su delta), su caudal da una media de entre 17.000 y 20.000 m³/s.; comparable a la de ríos como el Misisipi (18 000 m³/s) y el Ganges (16 000 m³/s).
Caudales máximos y mínimos del Río Paraná en la estación Hidrométrica Posadas (ITA CUA)
Fuente: Subsecretaría de Recursos Hídricos

 

Máximos   Mínimos
Año Caudal (m3/s)   Año Caudal (m3/s)
1904 53,227   1917 4,672
1965 37,885   1924 4,424
1982 50,882   1925 4,294
1983 32,735   1944 3,906
1986 38,753   1945 4,885
1989 42,788   1949 4,513
1991 48,791   1951 4,581
1993 34,929   1952 4,491
1996 33,216   1955 4,982

Posibilidades de desarrollo económico

El Paraná y la cuenca del Plata ocupan el área más poblada e industrializada de América del Sur, y el río vincula, a su vez, las dos mayores áreas económicas del subcontinente: por un lado, el Estado de São Paulo, en el norte y, por el otro, el eje fluvial industrial Santa Fe-La Plata en el sur. Esto le otorga al río una gran importancia estratégica tanto a nivel político como económico y lo convierte en la principal vía de integración del Mercosur.

En épocas de colonia, ha sido fuente de conflictos entre españoles y portugueses, que se disputaron el control de su cuenca y su acceso desde el Río de la Plata. En el siglo XIX fue escenario de otras disputas por los intereses comerciales de Francia y el Reino Unido, y de las aspiraciones territoriales de Brasil, que ocupó la cuenca superior de los ríos Paraguay y Paraná.

A su vez es una de las principales reservas de agua dulce del mundo, al estar vinculada con el Acuífero Guaraní.

Los diferentes tramos del Río Paraná

Comprende los primeros 1550 km del río, desde su nacimiento hasta la confluencia con el río Paraguay. En este trayecto atraviesa el macizo de Brasilia, por lo que es un río de meseta, que discurre sobre un lecho rocoso, entre barrancas que se van distanciando progresivamente entre sí. En épocas pasadas presentaba gran cantidad de saltos de agua y rápidos que han sido aprovechados para construir embalses y represas, como las de Itaipú y Yacyretá. Tras la represa de Yacyretá, el río presenta una clara dirección hacia el oeste, para ensancharse progresivamente y ramificarse en varios canales que forman gran cantidad de islas fluviales hasta unirse frente a Paso de la Patria con el río Paraguay. Su ancho es variable. Luego de unirse con el Paraguay, el río desciende con leve pendiente hasta la desembocadura y disminuye su ancho.

Comprende unos 722 km desde la confluencia con el río Paraguay por el norte hasta la ciudad de Diamante en el sur, donde comienza el predelta. Al unirse con el Paraguay, el curso del río vira bruscamente hacia el sur, a lo largo de una falla geológica ocupada por el ancho valle de inundación, convirtiéndose en un río de llanura con gran cantidad de meandros, islas fluviales y bancos de arena.
El río ahora es de curso lento, sobre un lecho limoso y sus aguas transportan gran cantidad de sedimentos provenientes de las estribaciones andinas fuertemente erosionadas por los ríos Bermejo, Pilcomayo y sus tributarios.
El valle de inundación está limitado por barrancas en la margen izquierda, mientras que en la margen derecha, sus costas son bajas y anegadizas con numerosos riachos y lagunas que se inundan en época de crecientes. A partir de la ciudad de Santa Fe, la margen barrancosa es la derecha y la baja y anegadiza, la izquierda, en territorio de la provincia de Entre Ríos.
Principales afluentes: por la margen izquierda, Santa Lucía, Corriente y Guayquiraró. Por la margen derecha, Paraguay, Negro y Salado.

El Curso Inferior se extiende desde la ciudad de Diamante hasta la confluencia con el río Uruguay. En este tramo la barranca se interna en la provincia de Entre Ríos constituyendo la «barranca muerta» que enmarca el norte del Delta. El río ha ensanchado su perfil transversal, siguiendo una dirección este – sudeste, y se abre paso entre las barrancas muertas, llamadas así porque el agua solo llega a ellas en las grandes crecientes y las barrancas activas de la Pampa ondulada, cortadas por una serie de pequeños cursos de aguas que se originan a pocos km de su desembocadura.
De la orilla entrerriana le llegan los ríos Victoria y Nogoyá, que unen sus aguas en un laberinto de islas formando una ribera baja y anegadiza. Frente a las islas Lechiguanas, que son las de mayor extensión, desemboca el río Gualeguay. Con el material que transporta va dando forma a numerosas islas que se presentan en este tramo, separadas por los brazos del mismo río. También sobre la margen izquierda recibe numerosos afluentes, entre ellos el arroyo de Las Conchas, el Ensenada, y formando el delta los brazos fluviales: Paraná Pavón, Paraná Ibicuy, Paraná Miní, Paraná Bravo, Paraná Guazú, apoyo del límite interprovincial y Paraná de Las Palmas en territorio bonaerense.

A unos 320 km de su desembocadura se inicia el delta, que abarca una extensa zona de 14 100 km² entre las provincias argentinas de Buenos Aires y Entre Ríos. Tiene un ancho que varía entre los 18 y los 61 km y se caracteriza por el avance frontal debido a la extraordinaria cantidad de sedimentos que transporta. El delta está constituido por numerosas islas cruzadas por un sinnúmero de brazos, riachos y canales por los que se descarga al Río de la Plata el espectacular derrame de la cuenca del Paraná.
El delta constituye una zona de características peculiares y rica en biodiversidad. Sin embargo, por el efecto combinado de las crecidas del Paraná y del Uruguay, más las crecidas de las mareas del Río de la Plata debido a vientos del SE que lo convierten en una zona inundable, tiene baja densidad de población.