Sábalo

Sábalo (Prochilodus lineatus)

Descripción de la Especie: Esta especie puede alcanzar unos 670 mm de longitud estándar. El cuerpo es robusto y alto. El perfil dorsal y ventral es curvo. El vientre es redondeado hasta las aletas pélvicas y posee una quilla ventral mediana desde estas aletas hasta el ano. El pedúnculo caudal es cóncavo o recto en ambos perfiles. Las escamas del flanco son grandes y cicloides. La boca es pequeña, circular y protráctil con labios gruesos que llevan dientes diminutos sobre estos. Por delante de la aleta dorsal hay una espina bífida que está dirigida hacia adelante.

La aleta caudal es ahorquillada. El color de fondo es plateado. Las aletas son gris amarillento sin manchas. En los juveniles puede haber barras verticales en el flanco y manchas oscuras en la aleta dorsal y aletas pares amarillentas.


Hábitat y biología: El sábalo se alimenta de detritos orgánicos depositados sobre el fondo de lagunas y remansos de ríos, o sobre las plantas acuáticas. En las crecientes se pueden observar cardúmenes de juveniles ingresando a la llanura de inundación. El sábalo constituye la especie con mayor biomasa del río Paraná y cumple un rol fundamental en la cadena alimenticia de los peces ictiófagos, que predan especialmente sobre los juveniles.


Relación con el Hombre: Es una especie abundante, de tamaño apreciable y suele frecuentar ambientes playos. No se encuentra entre las más apreciadas por el sabor de su carne aunque su comercialización ha crecido en los últimos años. Es muy valorada como alimento por los pobladores ribereños. El sábalo es una de las especies más importantes para la economía de la zona, utilizándose para el consumo interno y constituye la principal especie de agua dulce exportada desde la Argentina con 17.000 tn (Estadísticas oficiales).


Distribución: Prochilodus lineatus posee una amplia distribución en las aguas continentales de Argentina y Paraguay. Habita las cuencas de los ríos Bermejo, Pilcomayo, Paraná, Uruguay, Paraguay y Río de la Plata.