Manguruyú negro

Manguruyú negro (Zungaro jahu)

Descripción de la Especie: Zungaro jahu es un bagre de gran tamaño que puede alcanzar una longitud de 1,5 metros. El cuerpo es grueso y bastante rollizo. La cabeza es cuadrangular, ancha, casi tan ancha como larga. La boca es muy ancha y la quijada superior sobresale apenas de la quijada inferior. Los dientes de ambas quijadas se ubican en placas dentígeras. La caudal es suavemente emarginada con el lóbulo superior un poco más largo que el inferior. El color del dorso del cuerpo y de las aletas es verde oliváceo y puede ser marmolado en algunos ejemplares. En ejemplares juveniles el cuerpo es pardo claro con numerosas motas oscuras en forma de coma, o de letra c, especialmente en la aleta adiposa y en el dorso. Las pintas son grandes y le dan un aspecto leopardino.


Hábitat y biología: El manguruyú realiza grandes desplazamientos a lo largo de los ríos Paraná, Paraguay y Uruguay. Es una especie mítica de la cuenca de los ríos Paraná y del Plata sobre el cual existen numerosas leyendas. Es un pez netamente cazador, muy agresivo y prefiere los alimentos vivos como otros peces a los que acecha en las pozas más profundas, en desembocaduras de cursos menores y en correderas. Es de hábitos nocturnos y se alimenta de lombrices y de insectos acuáticos cuando es pequeño y de pequeños peces al ir aumentando de tamaño.


Relación con el hombre: Es un pez muy buscado tanto para la explotación comercial como para la pesca deportiva. Ha sufrido sobreexplotación en los ríos Paraná y Paraguay y prácticamente ha desaparecido en el sector sur de su área de distribución. En la provincia de Argentina se encuentra prohibida la pesca del manguruyú.  


Distribución: Se distribuye en las cuencas de los ríos Paraná, Uruguay y Río de la Plata.