Surubí a lunares

Surubí a lunares (Pseudoplatystoma corruscans)

Descripción de la Especie: Pseudoplatystoma corruscans alcanza 2 metros de longitud siendo una de las especie de mayor tamaño del orden Siluriformes. El cuerpo es largo y rollizo y la cabeza es grande y muy deprimida y de ancho uniforme. La boca es amplia, su ancho es aproximadamente igual al ancho de la cabeza, la quijada superior es más larga que la inferior, los dientes son pequeños y se encuentran dispuestos en parches. La aleta pectoral tiene una espina aserrada en su cara posterior. La aleta caudal es ahorquillada con ambos lóbulos redondeados. La mitad dorsal del flanco es gris olivácea con barras blancas verticales y angostas. El vientre es blanco. Todo el cuerpo y las aletas poseen manchas circulares pardo oscuras.


Hábitat y biología: Es una especie típicamente piscívora de hábitos nocturnos, que migra varios cientos de kilómetros río arriba con fines reproductivos. La reproducción ocurre en ambientes no muy profundos y con buena corriente de agua. Durante las crecientes los juveniles ingresan a la zona inundada en sectores con moderada a nula correntada y abundante materia orgánica en descomposición donde hay abundantes larvas de insectos acuáticos. En el invierno se pueden observar individuos grandes en pozones profundos.


Relación con el hombre: El surubí es muy valorado en toda la Cuenca del Plata, tanto por los pescadores comerciales como deportivos. Su carne es de excelente calidad y a diferencia del dorado, su comercialización está permitida en Chaco, Corrientes y otras provincias del norte, con una fuerte demanda en los mercados. En la provincia del Chaco su comercialización la hace la especie más importante.


Distribución: Pseudoplatystoma corruscans posee una amplia distribución en Argentina y Paraguay que incluye las cuencas de los ríos Bermejo, Paraná, Paraguay, Uruguay y Río de la Plata.