Selección de alternativas

Desde su creación, la COMIP ha realizado continuados estudios para el aprovechamiento del tramo del río Paraná contiguo con la República del Paraguay que incluyen la identificación de todas las alternativas de emplazamiento para la construcción de una central hidroeléctrica en las condiciones pactadas en el acuerdo tripartito de 1979.

En todos los casos se realizaron estudios geológicos y se desarrollaron diseños preliminares de ingeniería, que permitieron disponer de una base de comparación entre ellos.

A partir de estos datos e incorporando el criterio de reducir en todo lo posible el área inundada y los consecuentes efectos ambientales como condicionante principal en la definición de la obra, se realizó una revisión de los sitios identificados en los estudios de factibilidad anteriores.

De este modo, se determinó la conveniencia de evaluar técnica y económicamente a nivel de prefactibilidad la posibilidad de construir la obra en los ya mencionados parajes de Itacurubí y Pindo-í, que se encuentran ubicados aguas arriba de los restantes. Para ello, la Delegación argentina ante la COMIP decidió aceptar la donación de los servicios ofrecidos por la consultora británica Knight Piesold & Partners(KPP).

Los consultores examinaron la información disponible y realizaron relevamientos de campo en ambos sitios, encontrando una conformación topográfica y geológica diferenciada entre los mismos.

En Pindo-í, que está ubicado a la altura del kilómetro 1656 del río, las márgenes se presentan con barrancas elevadas, el cauce es estrecho con un ancho total de 1500 m y existen dos islas en el centro. El lecho está constituido por afloramientos básalticos en sentido longitudinal entre los que existen depósitos de areniscas que obligarán a realizar excavaciones para formar una superficie homogénea de fundación.

Desde el punto de vista de las facilidades constructivas el reducido ancho y la presencia de una de las islas dificultan el desvío del río, limitan la disposición de las estructuras y obligan a utilizar exclusivamente turbinas Kaplan ya que no hay suficiente espacio para colocar equipos bulbo.

En términos de su afectación ofrece la ventaja de una menor área inundada total, del orden de 12.000 ha dividida por mitades entre ambas márgenes, frente a las 16.500 de Itacurubí distribuidas en mayor proporción sobre la ribera paraguaya (9.000 ha).

En Itacurubí (kilómetro 1641) la margen derecha presenta una planicie de inundación, mientras que la izquierda es una barranca elevada ofreciendo espacio suficiente para albergar las distintas estructuras de la obra.

El lecho es de areniscas en todo su ancho. La calidad, profundidad de la roca y las condiciones del relleno del canal profundo deben ser confirmadas con investigaciones geológicas más detalladas; la información disponible no permite confirmar su capacidad para soportar las estructuras de la presa.

La posibilidad de equipar la obra con turbinas bulbo se justifica por la disminución de la excavación y por el menor peso de las estructuras. Ante la eventualidad de que se presente algún tipo de inconveniente para la instalación de los grupos bulbo, se incluyeron en el estudio los diseños con equipamiento de turbinas Kaplan, tomando en consideración que los primeros se hallan en el límite tecnológico de su fabricación. Sin embargo, merece destacarse que las consultas realizadas a los fabricantes ratifican en todos los casos la factibilidad de construir los grupos bulbo y de que funcionen eficientemente.

Más allá de estas consideraciones, los estudios geológicos en curso deberán confirmar la factibilidad técnica de Itacurubí para las distintas variantes de equipamiento.


Criterios de diseño

En todos los casos se aplicaron los mismos criterios de diseño. Se enuncian a continuación los más relevantes.

Crecida de diseño: en coincidencia con la máxima probable de 95.000 m3/s

Cota de embalse: 105 m.s.n.m. según lo dispuesto en el acuerdo tripartito del año 1979.

Cota de restitución: La correspondiente a la curva de remanso de Yacyretá con 83 m. (s.n.m.) en el hidrómetro de Posadas.

Potencia instalada: 2880 MW en 48 grupos bulbo de 60 MW ó 20 grupos Kaplan de 144 MW.

Series hidrológicas analizadas: Se determinó el caudal medio anual compatibilizando los datos de las distintas series hidrológicas disponibles. La serie de caudales entre 1903 y 1993 y la serie de caudales regulados entre 1930 y 1970 utilizados por la consultora Lahmeyer, Harza y Asociados en el estudio de factibilidad de 1982, que considera la regulación de los embalses aguas arriba incluido el de Itaipú. Los análisis realizados arrojan un valor del módulo del orden de los 12.200 m3/s, con lo que es posible obtener una generación media anual de 18.500 GWh. Sin embargo, estos valores se incrementan significativamente cuando se analizan los datos correspondientes al período 1971-2000, siguiendo el mismo criterio que el utilizado por la EBY en sus estimaciones. El módulo de caudal alcanza los 14.600 m3/s y la energía media anual resulta de aproximadamente 20.600 Gwh en Itacurubí y de 20.200 Gwh en Pindo-í.