El Paraná integra la Cuenca del Plata, cuyo territorio concentra la más importante actividad económica, y la mayor cantidad y densidad de población de Sudamérica. Forma parte de dos sistemas hídricos de gran importancia para el transporte fluvial, los cuales desembocan en el Río de La Plata proporcionando salida al océano.

El primero de ellos, la Hidrovía Paraná-Paraguay, está estructurado a lo largo de 3442 km desde su origen en Puerto Cáceres (Brasil),  hasta su desembocadura en Nueva Palmira (Uruguay). Cinco son los países que comparten este sistema fluvial: Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay. El área de influencia abarca una superficie de 720.000 kilómetros cuadrados y es una de las vías de transporte más significativas para la integración física del Mercosur.

La Hidrovía Paraná-Tietê es un medio de comunicación fluvial que une zonas muy importantes de Sudamérica desde el punto de vista económico, como son los Estados de San Pablo y Paraná en Brasil con todo el litoral argentino y la República del Paraguay. Tiene un área de influencia de 100 millones de hectáreas y puede comunicar a San Pablo con Asunción del Paraguay, el Puerto de Buenos Aires, Montevideo, Nueva Palmira y Gran Rosario.